¡Tengo un admirador!

Cuando volví de mi exilio (como me gusta decir esto), y al tener el trabajo relativamente cerca, le regalé el coche a mi padre y empecé a usar las bicicletas eléctricas de Ayuntamiento. Como podéis imaginar no tenía más que problemas, y, o llegaba y no había bicis o estaban rotas. Eso, y que Madrid no es Beijing, pues decidí comprarme una moto de segunda mano que se pasa el día en el taller (esto da para otra entrada).

 Tener moto había sido uno de los sueños de mi vida, y ahora, no tenía ni pareja ni suegro que me impidiese cumplirlo. Así que sí, a mis 40 y tantos, me compré mi primera moto.

Tengo que buscarme más sueños porque este era uno de los últimos y no tengo mas «check» que dar a mi lista. Ostis, que se me olvidaba el de: tener novio que me quiera y me respete que aún sigue ahí esperando… 

En fin, que la moto siempre está estacionada junto a otras miles de motos que hay ahora en Madrid. Muchas veces coincido con otros moteros aparcando y mi cabecilla fantasiosa se pregunta si no será uno de ellos mi príncipe… A veces, cuando se quitan el casco directamente ya se que ese, precisamente ese, no va a ser.

Pues un día salgo del trabajo y veo que encima del asiento me han dejado un papel, y no es la publicidad del chino de enfrente. ¿Es posible que en 10 segundos se me pasen mil ideas por la cabeza del contenido de esa nota? ¡Dios mío! ¡Tengo un admirador ¡

Decido saborear el momento mientras quito el candado a la moto, ¿dirá que me ve todos lo días con mi melena al viento y me quiere conocer? ¿será ese cincuentón de la moto naranja al que miro como una posesa cada vez que coincidimos?

Abro la maleta, meto el bolso, saco el casco, los guantes, cierro la maleta. ¿Iremos juntos a la sierra en su moto? Que bien ¡ Un novio motero ! Que suerte que yo ya tengo mi propio casco y cazadora y no se la tengo que pedir a Patsy como cuando me lié con el tío casado hace ya…. ¿6 años? ¡Dios! ¡Cómo pasa el tiempo!

Venga, ya, estoy lista, voy a ver que dice mi admirador.

Cojo el papel, lo abro.. ¡Que nervios¡

» Hola, te he dado un golpe en el espejo retrovisor sin querer y te lo he roto. Llámame para pasarte los datos de mi seguro. Lo siento mucho. Ana 609xxxxxx»

Total Page Visits: 366 - Today Page Visits: 2

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *