Los «estados» de los ex

Esto de las redes sociales y de seguir teniendo el teléfono guardado de tantos conocidos es muy peligroso.
Antes, pues tenías el teléfono anotado en una libretita y ya. Recuerdo cuando era pequeña llamar al chico que me gustaba e inmediatamente colgar, molestando la paz del hogar del pobre susodicho.

Después llegó whatsapp y lo fue empeorando. Podías ver si estaba en línea o no, haciéndote mala sangre por si estaba hablando con alguna otra, cuando ese era “mí momento”, momento en el que me daba las buenas noches.
Luego las fotos. Me sabía de memoria todas sus fotos de perfil, llevaba un recuento hasta de cuando las cambiaba. Y ya, para remate, llegaron los estados de whatsapp. Continúa leyendo Los «estados» de los ex

Revival en verano

Hace unos meses tuve que comprarme un teléfono nuevo y como no me gustaba pues me volví a comprar otro de mi anterior marca, y el viejo-nuevo se lo enchufé a mi padre. Caro teléfono me salió…

Mi padre tenía todo metidito en su nube (aunque él no lo sabía) así que fue encenderlo y en un plis plas recuperó todo su historial.

Yo, como soy un desastre, perdí todas las conversaciones de mis «no amantes» en whatsApp, Telegram y demás y supongo que alguna foto y números de teléfono por el camino.

Tan harta estaba de intentar recuperar cosas que decidí hacer una limpia de todos los teléfonos que había conseguido en Tinder, Adoptauntío, Pof y esas páginas webs a las que dedico las tardes de los domingos.

Y ahí que borre a todos.

¿ A viejuno cool también? Me preguntó Patsy incrédula.  Sí, a viejuno cool también, a todos.

Continúa leyendo Revival en verano