Sólo llevo un número

Recuerdo que recién cumplidos los 18 años mi madre me llevó al bingo.

Después de jugar un cartón y ver como en un par de minutos el dinero y el tiempo habían volado,  le dije que yo prefería mirar como ella marcaba los numeritos y yo guardarme el dinero. Nunca me han gustado los juegos de azar, igual es que en el fondo no creo en los cuentos de hadas. Continúa leyendo Sólo llevo un número