Mañana de mierda

El domingo por la mañana es mi día, me encanta ir al Lidl a comprarme mi cruasán dominguero y ya aprovecho para leerme el folleto con las ofertas semanales. Me las compro todas, así que Lidl decide prácticamente mi menú semanal.

Y ahí que bajo yo con mi carro en mano tan feliz, bien madrugadita, en cuanto abren el super ahí estoy yo rodeada de los eternos jubilados madrugadores. Continúa leyendo Mañana de mierda

En el metro

Verano, calor, moto estropeada…

Tenemos comida familiar en casa de «los plomez» (mis padres), que viven a unos kms de Madrid, así que lo máximo que puedo hacer es engañar a mi hermano Tomate para que vaya a recogerme a Chamartín y así evitar coger el autobús de línea, sí como los de Paco Martinez Soria.

Encima estoy como constipada porque acabo de llegar de un viaje de trabajo y he debido de coger frío en el avión. Malditos aires acondicionados.

Voy chateando con Patsy para ver el planazo del sábado.

Continúa leyendo En el metro

Revival en verano

Hace unos meses tuve que comprarme un teléfono nuevo y como no me gustaba pues me volví a comprar otro de mi anterior marca, y el viejo-nuevo se lo enchufé a mi padre. Caro teléfono me salió…

Mi padre tenía todo metidito en su nube (aunque él no lo sabía) así que fue encenderlo y en un plis plas recuperó todo su historial.

Yo, como soy un desastre, perdí todas las conversaciones de mis «no amantes» en whatsApp, Telegram y demás y supongo que alguna foto y números de teléfono por el camino.

Tan harta estaba de intentar recuperar cosas que decidí hacer una limpia de todos los teléfonos que había conseguido en Tinder, Adoptauntío, Pof y esas páginas webs a las que dedico las tardes de los domingos.

Y ahí que borre a todos.

¿ A viejuno cool también? Me preguntó Patsy incrédula.  Sí, a viejuno cool también, a todos.

Continúa leyendo Revival en verano

Mi novio francés

Claro, ¿qué pensabais? Me va tan bien en amores que tengo uno en cada puerto, ja¡

El caso que mi hermana pequeña vive en Francia desde hace unos años, como decían en «Madrileños por el mundo«: se fue por amor.

Desde que han puesto línea directa de avión, de vez en cuando voy a pasar un fin de semana a su casa. Viene bien ver el mar y de paso a los chicos franceses de esa zona. Madre mía, hay una condensación de tipos apuestos muy superior a la media mundial. Continúa leyendo Mi novio francés