En el coche de papá

Con los progenitores hay un momento en el que pasas de ser hijo a ser padre.

Te piden parecer para todo, tecnología, bancos, seguros, el menú para las grandes ocasiones familiares…

Mi padre ha llegado a un punto en el que ya hasta me deja su coche. Él se sienta de copiloto y yo tomo los mandos. No me importa porque me gusta conducir, además creo que lo hago bastante bien, aunque todos pensamos que los que conducen mal son los demás. Continúa leyendo En el coche de papá

Mañana de mierda

El domingo por la mañana es mi día, me encanta ir al Lidl a comprarme mi cruasán dominguero y ya aprovecho para leerme el folleto con las ofertas semanales. Me las compro todas, así que Lidl decide prácticamente mi menú semanal.

Y ahí que bajo yo con mi carro en mano tan feliz, bien madrugadita, en cuanto abren el super ahí estoy yo rodeada de los eternos jubilados madrugadores. Continúa leyendo Mañana de mierda