Tomando un café a mediodía

Suelo aprovechar la hora de la comida de mi maravilloso turno partido tan popular en este país para ir al gimnasio, pero hoy, no tengo ganas; bueno, ni hoy ni últimamente así que enfilo a una cafetería chic del barrio de Salamanca a tomarme un té con un buen libro. Un poco de paz busco, a 2,50€ el té pero al menos merece la pena un poco de tranquilidad.

¿Tranquilidad? Hay un gili sentado en una mesa con el portátil y el móvil. Continúa leyendo Tomando un café a mediodía

No es fácil ser la mejor amiga

¿Cómo sabes que alguien verdaderamente te aprecia? ¿Cómo puedes medir la amistad? Pues muy fácil, si te dicen: se te ha corrido el rimel, tienes pintalabios en los dientes, te has dejado un «paluego» … y ya, si te dicen esta frase casi más difícil de decir que de oír, el… «tienes un moco», con eso, ya sabes que verdaderamente esa es tu amiga del alma. Yo nunca lo dudaría con Patsy.

Una vez me pasó, en mi otro trabajo, una cosa curiosa con una chica, casi no la trataba, la había visto muy poco porque trabajaba en otro horario y otro departamento, pero de repente me percaté de que llevaba papel de water Continúa leyendo No es fácil ser la mejor amiga

El taxista estudioso

Era sábado. Me había librado de trabajar en la Feria Anual de empresas del sector, bueno, o eso pensaba, porque a medio día me llama mi jefa pidiéndome que recoja una documentación en la oficina y se la lleve. Como voy en la moto y, la verdad, estoy en casa tirada allá que voy.

Cuando finalizo los recados, como una buena empleada que soy, cojo la moto para volver a casa y …. Está pinchada la rueda¡¡ Socorro ¡¡

Continúa leyendo El taxista estudioso