¡Soy rica!

Llega el calor y con él la pereza de tener que guardar la ropa de invierno y  la ilusión de recobrar la ropa de verano.

Descubrir como si fueran nuevas las sandalias del año pasado, vestidos, bikinis y pareos, pantalones ligeros… ¡una fiesta de color!

En esto pasé el fin de semana, haciendo el ejercicio de doblar y desdoblar ropa, lavar, colgar, ordenar y encontrar en un bolsillo un billete de 50€. Continúa leyendo ¡Soy rica!

Historias de la nieve – 1

Cierto que me da miedo andar por la nieve.

Cierto que siempre acabo cayéndome. Cierto que he salido sólo un par de veces a la calle y con un bastón de senderismo. Cierto que a veces soy un poco abuela. Continúa leyendo Historias de la nieve – 1

De persecución

«Pues es vasodilatador. No veas cómo te pone. Como una moto»

Ya sabéis lo que me gusta oír conversaciones ajenas, eso o que, como casi siempre voy sola, pues no me queda otra.  No soy yo, es que las ondas llegan a mí.

Lo mejor es que esta conversación la están teniendo un cajero de Mercadona y un chico que …. ¡Uy! pues no está nada mal si me hago a la idea de lo que hay debajo de la máscarilla y esas gafas modernas de sol. Continúa leyendo De persecución

Senior

¿Cuántos años dices que tiene? – me pregunta Patsy con los ojos como platos.

Mmmmmm, 58 – contesto enarcando las cejas y esperando su aprobación.

¡Pero tía!, si casi podría ser tu padre.

Ya, esa es la respuesta que no quería oír, pero ahí estaba… Sí, un padre al que quiero conocer.

Continúa leyendo Senior

Mi novio francés

Claro, ¿qué pensabais? Me va tan bien en amores que tengo uno en cada puerto, ja¡

El caso que mi hermana pequeña vive en Francia desde hace unos años, como decían en «Madrileños por el mundo«: se fue por amor.

Desde que han puesto línea directa de avión, de vez en cuando voy a pasar un fin de semana a su casa. Viene bien ver el mar y de paso a los chicos franceses de esa zona. Madre mía, hay una condensación de tipos apuestos muy superior a la media mundial. Continúa leyendo Mi novio francés