Tomando un café a mediodía

Suelo aprovechar la hora de la comida de mi maravilloso turno partido tan popular en este país para ir al gimnasio, pero hoy, no tengo ganas; bueno, ni hoy ni últimamente así que enfilo a una cafetería chic del barrio de Salamanca a tomarme un té con un buen libro. Un poco de paz busco, a 2,50€ el té pero al menos merece la pena un poco de tranquilidad.

¿Tranquilidad? Hay un gili sentado en una mesa con el portátil y el móvil. Continúa leyendo Tomando un café a mediodía