De persecución

«Pues es vasodilatador. No veas cómo te pone. Como una moto»

Ya sabéis lo que me gusta oír conversaciones ajenas, eso o que, como casi siempre voy sola, pues no me queda otra.  No soy yo, es que las ondas llegan a mí.

Lo mejor es que esta conversación la están teniendo un cajero de Mercadona y un chico que …. ¡Uy! pues no está nada mal si me hago a la idea de lo que hay debajo de la máscarilla y esas gafas modernas de sol. Continúa leyendo De persecución