¿Soy una pesada?

Esta reflexión viene de algo que leí un día: «si quieres que algo te salga bien no lo cuentes» .

Y ¿eso por qué? le pregunté a Google.

Pues por lo visto las energías, la envidia, los males de ojos y esas cosas, hacen que se te estropeen los planes.

Pero es que yo soy de mucho contar, ¿será por eso que soy una Patetica?

Pasemos a los hechos.

Voy a pintar el baño, lo quiero verde manzana. Molesto a Patsy, que si verde manzana, que si mejor oliva, que por qué no mejor un verde limón.

Molesto a mis vecinos, esta pareja gay tan cool. Me sacan hasta el Pantone. ¡El 308U te puede quedar maravilloso!

Lo publico en Facebook, esta red para gente como yo, me refiero a la edad, y nadie me contesta, mucho jiji jaja pero nada.

¿El resultado? Que el pintor, un paleto del este, me ha puesto un verde caca que no puedo con él. Y eso que iba yo tan preparada con mi Pantone.

No pasa nada, dice Patsy. Esto se arregla con unas toallas amarillas.

Yo no sé que tiene esta chica con las toallas, yo creo que he comprado toallas dos veces en mi vida y ella cambia de toallas cada temporada, cuando saca la ropa de invierno compra toallas y hace lo mismo en la temporada de verano.

En fin, que esta reflexión viene porque a punto de acabar el confinamiento salió la biografía de Woody Allen y llamé al librero del barrio, por esto de ayudar al comercio pequeño.

– Ah, no «maja». Aún no lo han traído.

– Pero si lo están anunciando ya en todos los sitios.

– Sí, pero lo sirven en las grandes tiendas, yo te lo pido.

La verdad que le llamé una o dos veces a la semana para ver si se habían olvidado de mí. Él me insistía en que las librerías pequeñas no tienen esa facilidad ,y menos en estos tiempos, pero que si estaba «deseosa» (este no sabe de qué puedo estar yo deseosa) pues que me fuera a un gran almacén.

– De eso nada, yo espero.

Espero, espero, pero le seguía llamando para comprobar que no se había olvidado de mí y mi querido libro.

Un día me llega un mensaje al móvil:

En menos de 10 minutos me presento en la tienda, estaba en la calle y me pillaba casi de paso.

– Buenas tardes. Venía a recoger el libro de Woody Allen. (esto de saludar tan formalmente se lo copio a mysister que vive en Francia y ,como son tan remilgados, cuando viene aquí, le sale tan natural. La verdad que me hace mucha gracia)

Que me desvío, en fin que entro en la librería y pido mi libro.

El librero me mira…

– ¡Ah ! ¿Tú eres la chica esa que ha llamado tantas veces no?

Sí, la plasta soy yo pero el tipo se levanta y comienza a enseñarme toda la tienda intentando venderme algún cómic. Me cuesta un rato zafarme de él.

La biografía de Woody era bien gorda, como a mí me gusta, así que me vuelvo a casa a leer un tiempo y a dejar de dar la lata. A mí ningún desconocido me llama «plasta», que eso duele.

Pdta: Este post está dedicado a mi hermano pequeño. Él siempre me decía poniendo morritos»qué ppppppssssada  ereeeees», «plaaaaaaastaaaa». ¡Cómo le gustaba chincharme, y cuánto daría porque siguiera haciéndolo! ? ? ♥♥

 

Total Page Visits: 1058 - Today Page Visits: 3

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *