¡Soy rica!

Llega el calor y con él la pereza de tener que guardar la ropa de invierno y  la ilusión de recobrar la ropa de verano.

Descubrir como si fueran nuevas las sandalias del año pasado, vestidos, bikinis y pareos, pantalones ligeros… ¡una fiesta de color!

En esto pasé el fin de semana, haciendo el ejercicio de doblar y desdoblar ropa, lavar, colgar, ordenar y encontrar en un bolsillo un billete de 50€.

¡50€!  ¡¡ Toma ¡¡

Te pones más contento que si te hubiera tocado la lotería. Porque este dinero es tuyo, no se lo debes a nadie, es tuyo y apareció.

Y entonces comienza la perdición:

– Vas al súper y ves una botella de vino blanco con una pinta estupenda y no importa el precio – ¡con los 50€!

– Y te das ese capricho en maquillaje que llevabas tiempo posponiendo – ¡con los 50€!

– Y sales a tomar el aperitivo con Patsy y pagas. – Tía, que me encontré 50€!

– Y ves unas playeras súper rebajadas, y aunque no las necesitas piensas que es una ganga y … – ¡con los 50€!

Y al final con la tontería acabas gastando casi 200€, porque la cancioncilla de ¡con los 50€! dura casi dos semanas.

Por eso no me toca la lotería, por eso y porque no la echo.

Total Page Visits: 6124 - Today Page Visits: 21

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *