Revival en verano

Hace unos meses tuve que comprarme un teléfono nuevo y como no me gustaba pues me volví a comprar otro de mi anterior marca, y el viejo-nuevo se lo enchufé a mi padre. Caro teléfono me salió…

Mi padre tenía todo metidito en su nube (aunque él no lo sabía) así que fue encenderlo y en un plis plas recuperó todo su historial.

Yo, como soy un desastre, perdí todas las conversaciones de mis «no amantes» en whatsApp, Telegram y demás y supongo que alguna foto y números de teléfono por el camino.

Tan harta estaba de intentar recuperar cosas que decidí hacer una limpia de todos los teléfonos que había conseguido en Tinder, Adoptauntío, Pof y esas páginas webs a las que dedico las tardes de los domingos.

Y ahí que borre a todos.

¿ A viejuno cool también? Me preguntó Patsy incrédula.  Sí, a viejuno cool también, a todos.

Y este fin de semana me voy a casa de mis padres a tomar el sol a la piscinita y por la mañana me llega un mensaje de un número desconocido en whatsapp.

– ¡Hola¡ He cambiado de teléfono y me sale tu número pero no se quién eres.

Lo que me faltaba. No se si contestar o no, en su foto de perfil no aparece su cara… malo.

– Pues yo tampoco sé quien eres, estamos empate.

No contesta inmediatamente así que ya me va dando pistas de quien puede ser. Este tipo está casado, experiencia que tiene una…

Y al rato, esa misma mañana me llega un mensaje de Telegram.

¿Pero cómo es posible? Telegram te guarda los contactos, y no lo sabia, con lo cual la frase » ¿Como vas?»  aparece detrás de «mensaje de viejuno cool«.

¿Ahora que le pica a este?, después de casi un año ¡¡¡

– ¡¡Hombre qué sorpresa !! Tirando de agenda?

– No. Te ví y te escribí. Para saber de tí.

Decido no contestarle inmediatamente, esto lo tengo que masticar bien, que cara mas dura tiene el tío, y es que encima me hace gracia.

Bip bip – whatsapp:

– Pues me llamo Guillermo.

Jolín con el otro pesado. Ya se quién es. El casado de Getafe que mandaba fotos de su cola (de tamaño superlativo) y le tuve que bloquear. Sí, amigo Jan, esas fotos que tanto te hubiese gustado ver si al cambiar de teléfono no hubiese perdido….

Decido ignorar al tal Guillermo pero él sigue erre que erre. Jolín me están dando la mañana de piscina entre uno y otro.

– ¿No me dices entonces quién eres?

Contesto a viejuno cool y me voy a darme un baño:

– Todo bien, nada reseñable, ¿tú?

Sí, ya lo sé demasiado blanda, pero es que viejuno es irresistible y él lo sabe. Tengo mucha curiosidad por ver por donde sale.

Y en la hora de la siesta el pollón pesao de Getafe…

– ¿No me contestas? ¿Nos conocemos?

– Nos conocimos por Tinder, estás casado y por favor borra mi número aunque da igual porque voy a volverte a bloquear.

Como te pasas tía – me dice Patsy cuando se lo cuento. ¿Cómo me paso? Será baboso y pesado! Pero mira, no ha vuelto a molestar.

Viejuno cool tampoco vuelve a dar noticias hasta el día siguiente por la mañana.

– Todo igual. Rodando.

– Sí, le contesto. Ahora con tanta serie hay más trabajo para todos.

Tarda un día entero en contestarme.

– Yo hago cine cariño.

¿Cariño?!!. Mira, no puedo más, paso de vosotros.

Me quedo con las ganas de decirle varias cosas pero decido que no, esta vez voy a ser fuerte ¡¡

Y al día siguiente…

–  ¿Cuándo nos vemos?

¡¡Lo sabía !! y dice que no estaba tirando de agenda el tío…

El verano es lo que tiene que nos pica, nada de la primavera, el verano, el verano.

Pues ahí os quedáis porque yo, me voy a conformar con una ración de polos de naranja y un buen libro.

Han pasado tres días y viejuno no ha insistido…y parecía que no tenía orgullo. Debe haberse pasado ya a la letra R de la agenda. ¡Cuidado que está suelto ¡

¡Qué rico mi polo de naranja ¡

Feliz verano.

Total Page Visits: 3439 - Today Page Visits: 1

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *