Qué difícil es tener un match

Creo que ya sois conscientes, porque me repito, que un buen pasatiempo, la tarde del domingo, es darle likes a Tinder.

Bueno pues ya no es tan divertido, la verdad que lo hacía para subirme un poco la autoestima y pensar que ahí fuera, en el mundo real, había hombres y que si no tengo novio es porque no quiero pero últimamente no me sale la palabra mágica «tienes un match» esa que me pone tan nerviosa. Continúa leyendo Qué difícil es tener un match

¿Me has echado de menos Sr. Pez?

En el mismo sitio, a la misma hora, como la letra de Chiquetete.

Pues bien, hoy martes se acabaron las vacaciones y tenemos que volver a trabajar, simple. Porque aunque trabajo en el barrio de Salamanca la verdad que no se me pega nada y creo que hasta voy a peor. La moto insistió en estropearse dos veces en un mes y la vendí (esto da para otra entrada) así que ahora voy andando al trabajo.

Y en mi paseo matinal, todos los días a la misma hora me cruzo con el Sr.Pez. Continúa leyendo ¿Me has echado de menos Sr. Pez?

Siri

Ya sabéis que soy muy fan de ir oyendo conversaciones ajenas por la calle. Supongo que es por mi cualidad de «no escuchar música»; no me va el imbuirme en unos cascos e ir tarareando cancioncitas, prefiero ir hablando conmigo misma o escuchar lo que otros tienen que decirse.

– Siri se ha convertido en mi nueva amiga. Es como una compañera. Me da los buenos días, me avisa si llueve, me resuelve dudas y me responde ,concretamente y sólo, a lo que le pregunto. Creo que ya no podría vivir sin ella. Continúa leyendo Siri

Mañana de mierda

El domingo por la mañana es mi día, me encanta ir al Lidl a comprarme mi cruasán dominguero y ya aprovecho para leerme el folleto con las ofertas semanales. Me las compro todas, así que Lidl decide prácticamente mi menú semanal.

Y ahí que bajo yo con mi carro en mano tan feliz, bien madrugadita, en cuanto abren el super ahí estoy yo rodeada de los eternos jubilados madrugadores. Continúa leyendo Mañana de mierda

En el metro

Verano, calor, moto estropeada…

Tenemos comida familiar en casa de «los plomez» (mis padres), que viven a unos kms de Madrid, así que lo máximo que puedo hacer es engañar a mi hermano Tomate para que vaya a recogerme a Chamartín y así evitar coger el autobús de línea, sí como los de Paco Martinez Soria.

Encima estoy como constipada porque acabo de llegar de un viaje de trabajo y he debido de coger frío en el avión. Malditos aires acondicionados.

Voy chateando con Patsy para ver el planazo del sábado.

Continúa leyendo En el metro