No es fácil ser la mejor amiga

¿Cómo sabes que alguien verdaderamente te aprecia? ¿Cómo puedes medir la amistad? Pues muy fácil, si te dicen: se te ha corrido el rimel, tienes pintalabios en los dientes, te has dejado un «paluego» … y ya, si te dicen esta frase casi más difícil de decir que de oír, el… «tienes un moco», con eso, ya sabes que verdaderamente esa es tu amiga del alma. Yo nunca lo dudaría con Patsy.

Una vez me pasó, en mi otro trabajo, una cosa curiosa con una chica, casi no la trataba, la había visto muy poco porque trabajaba en otro horario y otro departamento, pero de repente me percaté de que llevaba papel de water colgando, y no era un trocito no, era tan largo como el velo de una novia. Mira, me dio tanta pena que se lo tuve que decir, eso no fue ni amistad ni caerse bien ni nada, eso fue ayuda humanitaria. La pobre me dijo que había ido al baño hacía un buen rato y que nadie se lo había dicho…

Después de este inciso, de los que me gustan tanto, voy a mi historia de esta semana.

Estoy jugando a las reuniones, one to one, con una colega de trabajo. Según nos sentamos y la miro a la cara se lo veo. ¡Oh, no! ¡Cielos, tiene un moco¡  ¿Qué hago? ¿Se lo digo o no se lo digo? ¿Me cae tan bien para decírselo o no? ¿Quién lo va a pasar peor ella o yo? Seguramente yo, así que, decido no decirle nada a sabiendas de que luego me martirizaré pensando que soy una mala persona. Jolín, que se lo diga otro, seguro que cuando vaya al baño se mira en el espejo. Además, que no me cae tan bien.

Huelga decir que su nariz me atraía como un imán sin dejarme pensar en nada más que no fuera intentar desviar mi mirada de ella. Menos mal que la reunión fue corta y pude salir del paso. ¿Remordimientos? Ninguno.

Al día siguiente por la tarde me toca resolver un pequeño marrón con la misma persona e increíble pero allí estaba otra vez . ¿Será el mismo moco u otro diferente? Jolín, pero si esta tía tiene novio, se lo habría dicho, ¿no? ¿Puede permanecer un moco en la nariz más de 24 horas? Mmmm, yo creo que no.

Otra vez con el come come, venga Patética el universo te ha dado otra oportunidad para redimirte, díselo. Pero mi lado malo pudo más, recordando esas veces en las que iba a por café y no se ofrecía a traerme uno, cuando … cuando… jolín no tengo ningún arma contra ella, debería decírselo pero no puedo.  Lo siento, no eres tan amiga, ahí lo llevas.

No se que pasaría con el de ayer, cómo se daría cuenta y que pasará con el de hoy pero, ya le vale, ¡dos días seguidos! Imperdonable.

Sí, llega el tercer día, miedo me da cruzármela. Empiezo a pensar si no tendrá amigas en la oficina. Y de repente oigo su voz y se dirige a mí.

– Hola Patética, hoy es mi cumpleaños y he traido muffins de naranja con pepitas de chocolate que sé que te gustan. Son caseros, los he hecho yo con estas manitas.

¿Qué imagen me vino a la cabeza? La misma que seguramente te está viniendo a tí. Y ¿qué contesté?

– Muchas gracias por pensar en mí. Felicidades. Luego me acerco a por una.

Sí, soy una cobarde, otra vez le mentí.

 

 

Total Page Visits: 1597 - Today Page Visits: 1

2 comentarios sobre “No es fácil ser la mejor amiga”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *