Esto es lo que quiero, una de filosofía.

¿Por qué se me acerca un chico bueno, que me trata bien, me hace la pelota y me dice lo maravillosa que soy y no me pone nada?  Sigo esperando a mi príncipe, pero al príncipe malo. Entre el bueno y el malo, ¿por qué siempre elijo el malo?

Viejuno cool se pasó tocando a mi puerta cada sábado, o cada dos sábados durante todo el verano.  No quiere nada, está fuera trabajando y cuando volvía a Madrid la que estaba fuera era yo. Quizá sólo quería que le hiciera un poco la pelota, que le recordara que es la persona más cool que existe y que muero de ganas de verle. Y es que es así, soy tonta. Me escribe, me manda una foto y le digo que es guapísimo. ¿Él a mí? Sólo me dice guarradas y que tiene muchas ganas de darme un revolcón, eso sí siempre con mucho tacto, me llama «cariño».  Es lo único que no soporto de él, bueno lo único que ahora me viene a la cabeza, ¿cariño?, cariño tu madre !

«El temor es atracción» decía Kierkegaard. No es que yo me pase el día leyendo filósofos, esta cita la he cogido de uno de los libros que he leído este verano Un verano sin hombres de Siri Hustvedt, que mira que es casualidad…

En fin, que esta cita me ha servido para reflexionar y, voy a hablar en primera persona, aunque sé que podría hablar en plural, al menos porque Patsy y yo ya hemos tenido esta conversación alguna que otra vez. ¿Y qué es lo que quiero? ¿qué es lo que busco y no encuentro?

No quiero flores, no quiero que me adules, no quiero que me llames valiente porque conduzco una moto, ni inteligente sólo por el hecho de ser mujer. No quiero que me mires y se te caiga la baba sin que exista el mínimo destello de luz en tus ojos, quiero hablarte y que tu mirada no se desvíe continuamente a mi pecho. Quiero no tener que esperar hasta una cuarta cita para que me beses, quiero que se te ocurran, como a mí, mil planes para hacer en un momento. Quiero que no fumes, que no te sigas comportando como un niño de quince años, que no me hables de tu ex mujer, de tus problemas con ella y con tus hijos, en una primera cita. Que no me toque pagar siempre la primera ronda, que tenga que llevarte en coche a tu casa o tener que quedar en tu barrio porque te pilla más cerca. No quiero pillarte en una mentira, que estando conmigo mires el móvil cada minuto, que te guste ir al cine sólo por las palomitas, que creas que eres mejor que yo porque tienes un iphone.

No quiero que me mandes un mensaje de buenos días, y otro de buenas noches, y otro de como has pasado el día y luego desaparezcas de repente. No te conozco, no me cuentes tu vida a la primera de turno, no soy psicóloga y además no me importa. No quiero que te presentes a una de nuestras primeras citas recién salido del gimnasio con tu chandal, quiero que huelas bien, y sentirte limpio.

No quiero un chico bueno, un chico bueno es aburrido, tampoco quiero un chico «malo» un chico malo duele.

Quiero, quiero, quiero…. un Patetico que me haga reír pero estoy pensando en comprarme un perro.

 

Total Page Visits: 591 - Today Page Visits: 1

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *