El sexo es importante y que verdad es.

Cuento esta historia cuando ya está acabada… y en cierto modo me da pena pero por otro lado no me ha hecho nada de daño, N A D A. ¿Será que por fin he madurado?

Como a cabezona no me gana nadie, seguí buscando en la web a mi príncipe azul. No es que entre a menudo, son rachas, miro, miro y miro. Miro tanto que a veces pienso que soy una voyeur de las páginas de contactos, no se por qué, pero me consuela pensar que hay hombres al otro lado, solteros y que alguno tiene que encajarme, aunque mi público deje mucho que desear … esto sí que daría para otra entrada…

Por favor,  ¿hay tipos que no tienen miedo al NO? Cuando digo NO significa: no me gustas, NO es posible que me gustes… ¿Tú has visto mi perfil, chico? Dónde te voy a meter en mi vida ¡¡¡ 

En fin, que me enrollo… pues en estas estaba cuando un día miro que alguien me ha escrito..

– Pero si hace mucho que no entro en la web… y no tengo foto puesta… ¿quién ha osado a leer un perfil y escribir? Pues un desesperado o un tipo interesante.

Él: trabaja en el mundo del cine, maduro, guapo ¡¡ ¿¿¿, CÓMO VOY A TENER ESA SUERTE ¡¡

En fin, que le contesto y empezamos a hablar, tarda medio minuto en hablarme de sexo, pero lo ha sabido traer a la conversación muy elegantemente aunque cada vez se pone más y más excitante, y la verdad que me gusta.

Nos conocemos…

Mi primera impresión: «este tío se ha quitado años, es mucho más viejo y demasiado delgado… »

Pero a la vez tiene algo interesante. Gran conversador aunque habla poco, pregunta mucho, se le ve que está de vuelta de todo, muy seguro de sí mismo.

Y yo pensando…

– Me tomo mi tónica y pa´casa

Y en estas estamos y me planta un beso. Y yo que estoy súper necesitada pues me dejo y ….  ahí empezó mi declive.

Al rato, llama al camarero y le pide la cuenta.

Yo con ojos ojipláticos le digo:

– ¿Ya nos vamos?

– Claro, a mi casa. Te invito a otra tónica.

Y Patética piensa… ¿por qué no? Que me quiten lo bailao.

Y eso, mi perdición.

¿El mejor amante que he tenido? Noooo, el mejor amante que jamás tendré.

El tipo mintió en su edad, unos añitos, pero lo suficiente para estar en los 50. Tanto que a partir de ahora sólo quiero esa edad. Madre mía, mi cuerpo podía sentir eso y … ¡aún no lo sabía! 

En fin, que los meses pasaron, me llamaba y acudía a su casa, igual que un perro faldero. Ni un vaso de agua me daba, según entraba por la puerta ya no podía ni hablar porque le tenía literalmente encima. Las llamadas fueron dilatándose en el tiempo, bien porque no llamaba, bien porque yo no podía acudir hasta que … ya han pasado tres semanas, sí, llevo la cuenta, y ha dejado de llamar.

He visto que, en la web de contactos, él sigue estando activo, seguro que ha encontrado a alguien mejor, o carne fresca porque él es así.

Gracias viejuno cool por todo lo que me has enseñado.

Que te vaya bonito y que sigas haciendo feliz a muchas mujeres.

Total Page Visits: 494 - Today Page Visits: 2

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *